Buscar
  • Ángela Landete Arnal

LETRAS DE LUZ (entrevista)

Actualizado: 19 ene

ENTREVISTA A ÁNGELA LANDETE, LOVELACE


· Cuéntanos un poco sobre ti, para quien no te conozca todavía.

Me llamo Ángela Landete pero utilizo el pseudónimo Lovelace (“lovleis”, por si existen dudas acerca de su pronunciación) como tributo a Augusta Ada Lovelace, hija de Lord Byron. Estudié filología inglesa en la universidad de Barcelona y me fascinan los clásicos de la literatura. Durante varios años trabajé como secretaria personal aunque mi última etapa laboral fue dedicada a la docencia, una labor vocacional que me encantaba; lamentablemente, tuve que dejarlo por la sintomatología del lupus y la fibromialgia puesto que me impedían desarrollar mi trabajo de forma óptima. Caí en una profunda depresión hasta que, por un lado, integré los conceptos de aceptación y gratitud fomentados en la práctica del chikung y, por otro, empecé a escribir. Tengo 50 años y ahora veo mi realidad como una etapa más de mi vida, una etapa diferente en la cual me dedico a plasmar en papel las historias que invento y a compartir lo aprendido con la medicina tradicional china.


· ¿Qué sueles leer? ¿Cuáles son tus géneros favoritos?

La novela psicológica y la novela romántica. Soy una apasionada de los clásicos del XVIII y del XIX, quizá incluso demasiado, y digo “demasiado” porque el idealismo y el romanticismo me han alejado un poco de la literatura contemporánea. Austen, las hermanas Brontë, Dumas, Goethe, Dickens, Byron, Mary Shelley… Fue como estudiante de filología que supe que Frankenstein no era una historia de terror sino un drama cuyo protagonista cuenta con un alma noble, una nobleza que se ve empobrecida a raíz del desprecio y el dolor que recibe. Esto es algo que se repite en mis historias: el porqué la gente se comporta de determinada manera. Yo creo que somos buenos por naturaleza; cuando no es así, siempre hay una causa detrás. Dicho esto, también disfruto con las novelas de Jojo Moyes, Marian Keyes, Isabel Allende, P.D. James...


· ¿Alguna vez pensaste en escribir un libro?

La verdad es que no, ni siquiera cuando estudiaba filología; me veía como lectora apasionada pero no como escritora. La idea surgió un sábado por la mañana; estaba sola en una cafetería ojeando un periódico y me detuve en un artículo que hablaba de cierta escritora novel. Dado que ya no trabajaba, pensé «¿Y por qué no?». Así que decidí probar y esa misma tarde empecé. No tenía nada que perder y conseguí salir del estado de estupor y pasividad en el que me hallaba.


· ¿En qué momento comenzaste a escribir? ¿Cómo surgió la historia de Haidi?

Como he dicho antes, fue un sábado dos o tres semanas antes de que decretaran el confinamiento mundial, pero llevaba seis meses largos con la historia en la cabeza. Me resulta muy fácil inventar y visualizar, y mentalmente creaba diferentes escenarios para ese hermoso romance. Fue cuando empecé a escribir que me planteé además plasmar la evolución psicológica que yo misma había vivido desde que me detectaron el lupus y la fibromialgia.


· ¿Estás de acuerdo con la afirmación que dice que la escritura es terapéutica?

Decididamente sí, por lo menos en mi caso. Por un lado, sirve de análisis psicológico ya que el escritor siempre deja trazas de su personalidad o de sus vivencias en algún personaje, lo cual ayuda a entender y a digerir emociones que ni siquiera se sabía que estaban ahí; por otro, sirve de mera evasión puesto que las horas pasan veloces cuando estás enfrascado en un capítulo. Al disponer de tanto tiempo y siendo mi abanico de actividades tan sumamente reducido a causa de las dolencias físicas, escribir ha sido mi salvación.


· ¿Hay algún autor o autora que te haya marcado hasta el punto de cogerlo como referencia o inspiración para tus escritos?

Jane Austen, sobre todo con Orgullo y Prejuicio. Algunos lectores me han comentado que Alistair Ashley, el protagonista masculino de El Viaje de Haidi, les hace pensar en Christian Grey, pero no es él en quien me inspiré sino en el Sr. Darcy. La elegancia, la nobleza de su alma, debidamente protegida y resguardada bajo un manto superficial de orgullo me sirvió para crear mi personaje, un hombre poderoso que oculta sus buenos sentimientos con una fuerte coraza forjada con cada una de las desilusiones sufridas.


· ¿Cuál es el mejor consejo que te han dado a la hora de escribir?

De hecho, me han dado varios. El primero, distanciarme de la historia, leerla como lectora en vez de como escritora; a veces sin darnos cuenta volcamos toda nuestra personalidad o una determinada experiencia en el papel cuando quizá no sea eso lo que deseamos transmitir. Si somos capaces de leerlo como si no fuera nuestro, podemos ser más críticos. Otro consejo es “dejarlo reposar” en caso de no saber qué poner, cómo seguir, qué falta o qué sobra… Es mejor continuar en otro momento. Por último, quisiera mencionar la gran utilidad que es revisar el texto en voz alta. La esposa de mi padre sentía curiosidad por mis escritos pero sufre de mácula y no puede leer, de modo que yo le enviaba un audio de cada capítulo. Al leerlo en voz alta descubrí repeticiones e incluso rimas indeseadas.


· Háblanos brevemente de la sensación que tuviste al ver publicado El viaje de Haidi.

Con toda honestidad, me parecía milagroso. En esta vida nada es tarea fácil, y escribir un libro tampoco; hay que documentarse, no dejar cabos sueltos, ser coherente con los personajes y sus reacciones… Aún intentando controlarlo todo se llegan a cometer errores. Darme cuenta de que había sido capaz de componerlo yo sola, dejando absolutamente todos los puntos de la historia bien atados, rellenando casi 400 páginas… era asombroso; y que además me lo publicaran, esto ya era increíble.


· ¿Tienes algún nuevo proyecto entre manos?

Sí, calculo que antes de Navidad saldrá a la venta mi segunda novela, La niña más bonita de Alella,

donde exploro los miedos e inseguridades de los adolescentes. Cada día hay más jóvenes que caen en depresión, drogas o, peor aún, en el suicidio; analizo los pensamientos que pueden llevarles a cometer acciones de esta índole. La protagonista vuelve a ser una luchadora que se enfrenta a su propio pasado traumático, desafortunadamente relacionado con su impúdico vecino. Hablo de la amistad, la opinión social, la popularidad, la familia… todos ellos temas que afectan sobremanera a la psicología adolescente. Por último, Dentro de ti es mi tercera novela, en la cual exploro la violencia de género e intento transmitir la guerra interna de una mujer enamorada. Espero publicarla a finales del próximo año.




0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo