Buscar
  • Ángela Landete Arnal

EN LA GRANJA (cuento)

Actualizado: 8 feb

Por fin había llegado la deseada excursión. De la mano de su amiga Carlota, Mila avanzaba por el camino de tierra junto a los demás compañeros de clase. A la izquierda había un bullicioso corral con gallinas, pollitos y un gallo que deambulaba orgulloso; a la derecha, un estanque de nenúfares, con ranas que saltaban sobre las enormes hojas flotantes.


Al llegar al cercado de vacas, se echaron a reír viendo los terneros que jugaban al pillapilla. Se detuvieron frente a un rebaño de ovejas que pastaba en silencio, mas detrás de aquel silencio de lana, Mila oyó un balido quejumbroso que provenía de una caseta apartada del recorrido indicado.


—Ahora vuelvo; quiero ver qué hay allí —susurró.

—¡No podemos abandonar el grupo!


Pero Mila ya se había alejado. Su corazón latía acelerado imaginando una desafortunada oveja olvidada, separada de su familia o malherida. Con las manos en la verja de la caseta echó un vistazo atrás. Su grupo había desaparecido. Pese al miedo de verse sola, decidió que no era el momento de rendirse ni de llorar.


Escudriñó con la mirada el oscuro recinto hasta que un penetrante balido la sobresaltó. Entonces la vio. Una hermosa y lozana oveja reposaba en un mullido colchón de paja limpia, con tres corderillos recién nacidos que hundían el hocico en la panza de su madre en busca de leche. Había sido aislada por protección.


Mila suspiró aliviada y sí que lloró, más fueron lágrimas de emoción ante tal enternecedora imagen.


Ángela Landete (Lovelace)




0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo